MIDADEN Movimiento Internacional de Apostolado de los Niños

  • baile.jpg
  • BoliviaCohete.jpg
  • BoliviaPalma.jpg
  • BoliviaPancartaAzul.jpg
  • cancion_gestos.jpg
  • chavalas_fiesta.jpg
  • chavales_paseando.jpg
  • cinco_ocultandose.jpg
  • coordinadora.jpg
  • corro_disfrazado.jpg
  • corro_sentado_hierba.jpg
  • dos_chavales.jpg
  • guadalupe_juego.jpg
  • tres_sonriendo.jpg

Bienvenidos

El Midaden es un Movimiento Internacional de Niños/as, que les permite organizarse y actuar para defender sus derechos. De este modo, contribuyen a la construcción de un mundo de justicia y paz.


Dentro de esta mega polis, están “los pequeños apóstoles”, que llevan bien su nombre en este río humano y tumultuoso; son allí, humildemente,   similares a una vela que corre el riesgo de apagarse en cualquier momento… En esta fragilidad,   manifiestan su fuerza intentando volver a dar un sentido a la infancia que la sociedad coreana    barrió en favor del éxito económico.
 
Los distintos encuentros con los niños, las        familias, los acompañantes se hicieron en un     ambiente caluroso y de mutua confianza. Son muy pocos pero activos, me entrevisté con niños      felices de encontrarse con otros, de compartir, actuar y de jugar juntos. Acompañantes muy   preocupados de hacer con ellos y no por ellos. Viví en un MIDADEN que es vivo, activo, donde una gran parte de los niños se incorporan más tarde a la JOC. ¡Qué fidelidad a la VIDA, qué fidelidad a la vida de cada niño, qué fidelidad al Evangelio!

 

 

 

 

Los momentos fuertes de nuestra visita.
Encuentro con los niños de Incheon
Período de exámenes para los niños, se nos hizo difícil encontrarlos.
Como el sábado nos hay clases, “los pequeños apóstoles”, nos invitaron a sus barrios populares de Incheon donde se reúnen. ¡Fuimos a este     barrio en metro y, a pesar de la presencia de   Lucia, nos perdimos! ¡Afortunadamente que el teléfono portable funciona a maravilla… algunos minutos después de nuestras llamadas, fuimos acogidos por una acompañante!
 
Hermana Anna del Prado, nos acoge con  entusiasmo y nos invita a sacarnos nuestros  zapatos como es la costumbre en Corea. Poco a poco, la sala se llena con pequeños apóstoles entre 8 y 18 años. Invitaron a José y a mí a subir sobre un estrado donde dos niños nos ofrecieron flores y pequeños regalos a manera de bienvenida.   Durante una hora, cada grupo de niño se presenta a través de un pequeño juego o un canto. El final de este encuentro se cierra con una canción    cantada por los miembros del A.C.O y con una   comida que los padres de los niños prepararon.
A Incheon, el movimiento está formado por diez grupos donde hay entre cinco y ocho niños; se reúnen cada quince días con un acompañante.
 
 

 

Encuentro con las familias:
Es para nosotros una gran alegría de poder unirse a algunas familias en su medio de vida. En la     primera familia, el esposo es un antiguo Responsable Nacional del J.O.C; sus tres niños pasaron por “los pequeños apóstoles”. Más tarde, nos hará visitar su pequeña fábrica de tejido situado en una bodega; este trabajo le permite hacer vivir su familia así como a cinco obreros.
Después de habernos entrevistado con los niños de Incheon, fuimos invitados por uno ellos a    tomar el té con sus padres.
 
Encuentro con los acompañantes:
Es un momento rico por su contenido: cada   acompañante toma el tiempo de explicarnos lo que vive en su grupo con los niños.
Los puntos importantes que compartieron:
- los niños eligen el tema, en función de la edad y la realidad de los participantes del grupo, se da un lugar a las actividades manuales, a los juegos, a las salidas fuera de Seúl.
 -aquí, los acompañantes nos explican el porqué: en Corea del Sur, el niño y el adolescente, debe aprender de la mañana hasta la noche, se convierte en un "objeto sobre todo del conocimiento y resultado", qué más da que sea feliz o no. Uno de los objetivos del movimiento es volver a dar un poco de infancia a estos niños.
- los acompañantes nos explican cómo trabajan en interacción con los padres. Invitan a los niños y adolescentes a escribir una carta para sus padres para decir lo que hacen en el grupo. Estos últimos se invitan entonces a responder a la carta. Eso servirá de base para compartir con las familias.
 
- los acompañantes nos explican cómo se desarrolla un encuentro. Los niños dicen lo que han vivido en los quince días, hacen balance del tema elegido: diversidad, los derechos del niño y terminan el encuentro por una lectura del evangelio.
- nos mencionan también que dos equipos de niños cuyos padres tienen escasos recursos y que no tienen los medios para pagar una formación    complementaria. Es el movimiento que garantiza el apoyo escolar para que estos niños tengan la   misma oportunidad que los otros.
En resumen, los acompañantes se adaptan a la realidad de los niños, con un planteamiento un   poco diferente según la edad de los niños del grupo. El niño es el verdadero protagonista de la vida de su grupo. El hecho de que el animador del grupo tome tiempo para escuchar a los padres se indica como importante para las familias.
Los acompañantes se encuentran una vez al mes. Cada uno se invita a releer la historia de su grupo con ayuda de su cuaderno. Cada uno, posee este cuaderno sobre el cual debe escribir su  meditación a partir del evangelio propuesto para este encuentro.
Los otros encuentros:
Durante nuestra estancia, visitamos:
 
 - La Clínica Santo Rafael: el principio de su    funcionamiento es el voluntariado, médicos y    estudiantes consultan gratuitamente a todos los emigrantes que no tienen protección social y que viven en Seúl.
 
-Centro de acogida de niños pequeños en edad, para madres extranjeras: un lugar muy simple, atendido por Salesianas; un numero de tres con   algunos voluntarios, acogen de lunes a viernes a todos los pequeño cuyas madres trabajan.
 
- La sangre de los mártires reaparece al sol que duerme: no se puede ir a Corea del Sur, sin      detenerse sobre una de las páginas dramáticas de la historia católica del país. Durante las terribles persecuciones que se desencadenaron sobre el país en 1866, “se eligió una gama de personas para su ejecución”; se descabezó a misioneros   franceses, a un obispo y laicos coreanos en  nombre de su fe; Juan Pablo II canonizó a cinco de ellos.

 

 

 

 “ANOU HIERRO TANN NOU LAVOI PU SANZ    NOU LAVI”

 

(Hagamos oír la voz para cambiar nuestra vida)
 
Este tema pide a los niños del Movimiento, estar más atentos a todo lo que afecta su vida. Por otra parte, ellos mismos fueron, quienes escogieron este tema, en nuestra sesión de diciembre. Hoy día hay tantos hechos que afectan la vida de los niños como la violación, la  sexualidad que conduce hacia un embarazo precoz, el   cigarrillo, el alcohol etc.… Conscientes de esta crisis que los rodea, los niños han decidido este año salir de su   mutismo, hacer oír sus voces y de ponerse en acción.
Ya que no olvidan que son ellos los propios protagonistas del Movimiento.


                                                                       Jean Claude SEGUIN